sábado, 3 de octubre de 2009

El era desmasiado para mi.
Desde chica lo habia visto siempre como el hombre mas perfecto de todos, el mas complejo, el mas parecido a mi a veces, pero claro el era demasiado. Demasiado hermoso, demasiado hombre, demasiado grande, demasiado lejano y demasiado pareja de mi madre.
Recuerdo, hasta con los mínimo detalles mi incomodidad. El odio que sentía hacia ella cada vez que lo besaba, cada vez que se le acercaba. Con el tiempo fui acostumbrándome, conformándome. Sonaba a consuelo propio de la impotencia. Siempre supe que el tiempo da oportunidades; siempre hay tiempos de nuevas vivencias…era la única manera que podría llegr a tenerlo cerca, por lo menos eso me quedaba de consuelo.
Eso y verlo tocar con ella, cantando los dos como perfectos tortolitos... (Qué horror!), y yo como una idiota lavando llos platos, ecuchando la misma musica que él a ver si reaccionaba. Lo que hace uno de chica no?
Hay veces que una se desvive, aunque no se sienta que se deja un pedazo de vida en realidad eso si sucede, se quiera o no.
Pero bueno eso no viene al caso.

1 comentario:

miguel dijo...

Él era demasiado para mí.
Desde chica lo habia visto siempre como el hombre mas perfecto de todos. Indescifrable; el más parecido a mi, en ocasiones. Claro, no ignoraba que, desde mi perspectiva, asomaba como demasiado para mis anhelos. Definitivamente hermoso. Demasiado hombre, demasiado grande, demasiado lejano para mi piel reciente. Lo peor, demasiado pareja de mi madre.
Recuerdo, hasta con los mínimo detalles mi incomodidad. El odio que sentía hacia ella cada vez que lo besaba ante mi vista; cada vez que se le acercaba. Con el tiempo fui acostumbrándome, atosigada de imposibles pero conformándome. Era, por el momento, la única manera que lo podía tener cerca. Sonaba a consuelo propio de la impotencia. Sabía que el tiempo siempre da oportunidades; siempre hay tiempos de nuevas vivencias… tenerlo se cerca me permitía dormir con cierta tranquilidad…